Crecer, Psicología Clínica

Crecer

Psicología Clínica, psicoterapia, formación en salud mental

FACTORES QUE HACEN QUE UNA TERAPIA SEA EFICAZ. Por Alberto Gimeno y M. Eugenia de la Viuda

Escrito por crecerpsicologiaclinica 07-11-2018 en FORMACIÓN. Comentarios (0)

Muchos psicólogos, psiquiatras y profesionales de la salud mental nos sentimos en constante formación y estudio para conseguir poder ayudar mejor a nuestros consultantes. La tarea del proceso terapéutico no es precisamente sencilla. Pese a la importancia de los modelos terapéuticos, los tratamientos basados en la evidencia y las técnicas específicas, la psicoterapia no deja de ser una una profesión un tanto etérea, subjetiva y muy dependiente tanto del terapeuta como del consultante. De manera que para un mismo problema, diferentes profesionales pueden proponer diferentes opciones de tratamiento. Pese a esta subjetividad y más allá de las técnicas y tratamientos específicos, existen factores y principios terapéuticos que han demostrado influir en los resultados del tratamiento y que son, por tanto, basados en la evidencia. Pretendemos en este post, hacer un breve resumen de los contenidos que se abordarán en el próximo curso de Crecer, explicando de forma sintética aquellas variables que pueden ayudar a los profesionales de la salud mental a hacer que su trabajo sea más eficaz.


SUBJETIVIDAD

Por un lado existen aspectos asociados a la variable conocida como "efectos del terapeuta": aquellas características de los profesionales que de forma consistente obtienen mejores resultados (es decir, mayores porcentajes de mejoría y recuperación entre la población atendida por estas personas) y que son independientes del programa de tratamiento, el modelo teórico, la experiencia o la formación, por ejemplo. Algunos de estos factores, como los asociados a la relación terapéutica, han demostrado tener mayor peso en los resultados de la terapia que las técnicas específicas empleadas. Si queréis más información sobre estos factores os remitimos a esta entrada del Blog "El lecho de Procusto"

Por otro lado, para que el profesional pueda conocer cómo está funcionando el proceso psicoterapéutico con las sesiones que ofrece, es imprescindible conocer el uso de instrumentos de monitorización de resultados y feedback en psicoterapia. Se trata de una práctica basada en la evidencia que en los últimos años ha adquirido especial importancia. Un ejemplo paradigmático es el observado en el Sistema Nacional de Salud del Reino Unido, donde se están publicando estudios que demuestran la eficacia de este tipo de prácticas. Existen al menos dos instrumentos que han probado mejorar los resultados en psicoterapia y disminuir el porcentaje de abandonos, en contexto norteamericano. En el curso se instruirá en el uso de una de estas herramientas, PCOMS, de la cual existe una versión española que acaba de ser validada.

FEEDBACK

Por último, cabe destacar un hallazgo importante con respecto a la formación continuada de los profesionales que se dedican a la psicoterapia. Existen datos que muestran que la mera experiencia profesional y los métodos más tradicionales de entrenamiento no se relacionan con la mejora en los resultados de la intervención. Sin embargo, existe tipo determinado de entrenamiento que sí ha demostrado conseguir este efecto en diversas disciplinas, incluida la psicoterapia. Este enfoque se ha denominado "práctica deliberada" y a él se le dedicará también parte del contenido del curso.


AUTENTICIDAD

Se espera que este curso ayude a que los profesionales sanitarios conozcan, adquieran, practiquen e implementen en su práctica asistencial diaria las prácticas basadas en la evidencia que se abordarán durante el curso y esto contribuya al bienestar de los pacientes a los que atienden.


TDAH: Ampliando la forma de ver el trastorno

Escrito por crecerpsicologiaclinica 10-10-2018 en FORMACIÓN. Comentarios (0)

El TDAH (“Trastorno por déficit de atención con hiperactividad”) es objeto de debate y controversia. Se debate, entre otras cosas, si el TDAH es un trastorno sobrediagnosticado o infradiagnosticado, si está habiendo un uso responsable de los psicofármacos o no para esta problemática; cuál es el tratamiento recomendable para los afectados; si están justificadas las advertencias sobre la gravedad del trastorno y las consecuencias de no tratarlo o si hay en ello un alarmismo exagerado. 

Con todas estas preguntas nos proponemos realizar una breve revisión de lo escrito sobre la validez diagnóstica de este trastorno, las opciones que se han de tener en cuenta para su diagnóstico y posterior tratamiento y la evolución clínica de los diagnosticados de TDAH.

DIAGNOSTICO

Las tasas diagnósticas de TDAH fluctúan notablemente (entre el 1% y el 20% según la literatura previa) en función de varios factores involucrados en el proceso de evaluación:

1.  La guía diagnóstica empleada para su valoración, siendo las más altas cuando se emplea la DSM5.

2.  La consideración del criterio de disfuncionalidad de los síntomas (esto es, que los síntomas generen interferencia al menos en dos contextos). Las tasas diagnósticas caen hasta un 77% cuando los criterios de disfuncionalidad se tienen en cuenta.

3.  La exploración sobre la existencia de factores de adversidad psicosocial (hechos negativos en la niñez, entornos desfavorecidos, factores estresores en la vida del niño, etc.). Es importante señalar aquí, que, autores pioneros en la descripción del cuadro de hiperquinesia, definían el diagnóstico tan sólo para aquellos casos en los que la conducta del menor no podía explicarse por el desfase entre el ambiente de crianza y el comportamiento del menor.

4.  La evaluación realizada apoyándonos en pruebas de ejecución. La prevalencia del TDAH desciende a medida que se amplía la información en la evaluación con pruebas específicas (escalas de síntomas, pruebas de atención, pruebas de impulsividad, de control inhibitorio, etc.)

Esta amplia variabilidad en la incidencia del trastorno hace que al menos nos cuestionemos la fiabilidad y consistencia de la entidad clínica del TDAH. Conociendo estos datos, se hace imprescindible el manejo de estrategias que, como clínicos, nos permitan ampliar nuestra conceptualización de las conductas que podrían ser entendidas como síntomas de TDAH, y con esto realizar un buen diagnóstico diferencial. 



TRATAMIENTO

A pesar de que la práctica común en nuestro país sea el tratamiento psicofarmacológico como primera línea de intervención, hay que recordar que la literatura previa propone otras alternativas de tratamiento para el TDAH y nos recuerda que la utilización de psicofármacos no siempre está justificada:

1.  La guía NICE (National Institute for Health and Clinical Excellence) recomienda como primera línea de intervención en personas de edad escolar y disfuncionalidad leve o moderada, el abordaje psicoterapéutico y los grupos de habilidades parentales.

2.  Un conocido estudio controlado longitudinal (MTA, 1999) propone que el tratamiento combinado (psicoterapia + psicofármacos) muestra ventajas en cuanto a la mejoría de síntomas diferentes y concomitantes al TDAH (conducta agresiva u oposicionista, síntomas internalizantes, interacciones con iguales, interacciones entre padres e hijos, mejoría en la lectura) y en nivel de funcionalidad.

3.  Existe evidencia científica sobre el uso inadecuado y extenso de psicofármacos estimulantes en casos que no cumplían los criterios diagnósticos

Con estos datos debemos tomarnos muy en serio el diagnóstico diferencial de estos menores y considerar alternativas no farmacológicas al tratamiento para no continuar la línea de un uso inadecuado del tratamiento farmacológico, tema especialmente preocupante en población infantil.

EVOLUCIÓN CLÍNICA

El TDAH está definido como un trastorno de evolución crónica, sin embargo:

1.  Las prevalencias en la edad adulta varían enormemente en función de si lo que se evalúa es prevalencia sindrómica y disfuncionalidad (manteniéndose en cierto grado el patrón sintomático pero sin generar disfunción en la vida adulta)

2.  El curso evolutivo y los riesgos asociados (mayor probabilidad de otros diagnósticos de salud mental en la adultez, problemas de conducta, fracaso escolar, etc.) parecen estar mediados por factores psicosociales y por la severidad del problema en la infancia. La existencia de experiencias familiares, educativas o sociales adversas en la niñez está relacionado con peor evolución clínica (al igual que otros trastornos mentales).

Estos datos nos apuntan a cuestionar hasta qué punto está o no justificada la alarma generada en cuanto la evolución del TDAH (independientemente de otros factores, como los factores psicosociales) o de no tratar los síntomas de TDAH en la infancia. La mayor parte de los adultos diagnosticados de TDAH en la niñez, tienen un desempeño adecuado en sus funciones laborales, sociales y familiares. En los casos en los que no es así, suele coincidir la existencia de otros factores de adversidad psicosocial que dificultan este correcto desempeño.





HABILIDADES BÁSICAS DE ENTREVISTA: QUÉ NECESITO ENTRENAR PARA MEJORAR MI CAPACIDAD DE AYUDA

Escrito por crecerpsicologiaclinica 12-09-2018 en FORMACIÓN. Comentarios (0)

Las habilidades básicas de entrevista se encuadran dentro de los factores transversales y comunes en psicoterapia. El entrenamiento y conocimiento de los mismos por parte de los profesionales dedicados a la relación de ayuda tiene efectos directos en la eficacia del trabajo que realizamos. Es por ello que el próximo curso que proponemos desde Crecer, Centro de Psicología Clínica, tiene como objetivo principal el entrenamiento en habilidades que mejore nuestra capacidad de ayuda. 

Pretendemos mediante el siguiente texto, destacar la importancia de factores comunes y transversales en el éxito de la terapia, centrarnos en las habilidades de entrevista como aspecto clave dentro de estos factores comunes, y enumerar algunas de estas habilidades que mejorarán la calidad de nuestras entrevistas o sesiones. 

Cuando nos referimos a factores comunes hablamos de aspectos como la alianza terapéutica y su reparación, el acuerdo sobre las metas entre paciente y terapeuta o las habilidades de entrevista del terapeuta (una amplia lista de los que constituyen los factores comunes puede encontrarse en Greencavage & Norcross, 1990). Estas variables explican, según estudios previos, hasta un 40% de los resultados de una terapia o una relación de ayuda (Lambert, 1986).

Una buena guía para el entrenamiento y trabajo de las habilidades básicas de entrevista se propone en Fernández Liria y Rodríguez Vega (2002). Algunas de las habilidades que se especifican en este trabajo son las siguientes:

1.  Habilidades de escucha: se incluyen aquí habilidades como la actitud general de escucha por parte del terapeuta, la atención a lo no explícito en el discurso del paciente (los silencios, lo omitido, lo implícito..), la atención a aspectos no verbales de la comunicación y la atención a las propias reacciones del terapeuta en consulta (eventos privados del terapeuta durante la sesión).


2.  Habilidades que facilitan la actividad narrativa del paciente: se incluyen aquí aspectos de facilitación no verbal y de intervención verbal mínima por parte del terapeuta. Habilidades como el parafraseo, el reflejo empático, la recapitulación, las preguntas abiertas, etc. Así como el entrenamiento de aquellos momentos en los que cada una de estas habilidades es pertinente o adecuada según la situación de la entrevista.

3.  Habilidades que facilitan la generación de alternativas narrativas del paciente: habilidades como la confrontación, la interpretación, las redefiniciones… Así como el entrenamiento de aquellos momentos en los que cada una de estas habilidades es adecuada según situación de la entrevista.


El dominio de estas habilidades durante la sesión de trabajo es uno de los ejes de la eficacia de la psicoterapia y de la relación de ayuda. La mejoría de estas habilidades se obtiene con entrenamiento experiencial, feedback y supervisión de casos. El entrenamiento teórico no es suficiente a la hora de mejorar estas capacidades. Es necesario un proceso de participación activa orientado a ampliar la conciencia del profesional sobre lo que sucede en el momento presente de la entrevista. Esto es, tomar conciencia sobre las reacciones del otro y las de uno mismo y decidir en función a esto, las acciones (aspectos verbales y no verbales) que el profesional pone en marcha (a qué contenidos propios o del otro decide reaccionar el terapeuta, a cuáles decide no dedicar energía, cómo interviene sobre cada uno de ellos, etc.).

Esperamos que este post os genere curiosidad e interés por el tema, y que os anime a la formación experiencial relacionada con la mejora de las habilidades básicas de entrevista.

BIBLIOGRAFÍA DE REFERENCIA:

1.  Lambert, M. J. (1986). Implications on psychotherapy outcome research for eclectic psychotherapy. In J. C. Norcross (Ed.), Handbook of Eclectic Psychotherapy. New York: Brunner- Mazel.

2.  Greencavage, L.M., Norcross, J.C. (1990). Where are the commonalities among the therapeutic common factors? Prof Psychol Res Pr.,21, 372-378.

3.  Fernandez Liria, A, Rodriguez Vega B. (2002). Habilidades básicas de entrevista para psicoterapeutas: con ejercicios del profesor; con ejercicios del alumno. Desclee de Brouwer. 




ACT EN INFANCIA Y ADOLESCENCIA. REVISIÓN DE LA LITERATURA PREVIA

Escrito por crecerpsicologiaclinica 17-05-2018 en FORMACIÓN. Comentarios (0)

A propósito del curso que organizamos próximamente en colaboración con el MICPSY (Madrid Institute of Contextual Psychology) sobre terapia de aceptación y compromiso (ACT) en infancia y adolescencia nos paramos a revisar la literatura previa sobre el tema.

La literatura sobre aplicación y evaluación de tratamientos contextuales para adultos es cada vez más frecuente. Sin embargo el desarrollo de este tipo de terapias en población infanto-juvenil es todavía escasa. No pretendemos realizar una revisión exhaustiva de lo escrito sobre el tema, aunque sí referenciar y comentar algunos textos que conocemos y hemos leído al respecto.



Como revisiones exhaustivas al respecto está el trabajo de Coyne, McHugh y Martínez (2011), donde se plantea la filosofía en la base del tratamiento de la ACT y sus procesos terapéuticos básicos (en base al denominado hexaflex), y se describen trabajos sobre experiencias de evaluación e intervención en diferentes problemáticas en población infanto-juvenil (ansiedad-depresión, dolor crónico, anorexia nerviosa, psicosis, intervenciones parentales, prevención de conductas de riesgo en adolescentes). Particularmente interesante es la idea de evaluar la evitación experiencial y las acciones puestas en marcha por los padres en respuesta a experiencias internas que aparecen en el proceso de crianza.

Otra revisión sistemática es la propuesta por Murrell y  (2006) Se describen trabajos en diferentes problemáticas infanto.juveniles (estudio de caso en anorexia nerviosa, propuestas de utilización de ACT en trastornos de ansiedad o poblaciones subclínicas, dolor crónico, etc.).


Existen algunos estudios de corte menos teórico que proponen protocolos con terapia grupal aplicados a población infanto-juvenil.  El trabajo de Gómez, Luciano, Páez-Blarrina, Ruiz, Valdivia-Salas y Gil-Luciano (2014) propone un protocolo para menores con problemas de conducta e impulsividad. Se propone un protocolo breve (4 sesiones) centrado en el trabajo de clarificación de valores, desesperanza creativa y promover habilidades de defusion. Dentro del trabajo a realizar con padres, es interesante señalar un protocolo de intervención propuesto por Díaz y cols. (2016, en español) en el que se trabaja con estrategias de defusion para disminuir las barreras de los padres a la hora de realizar cambios con respecto a la crianza de sus hijos.

Existen algunos algunos estudios que aplican terapias contextuales en formato grupal para menores de edad con dificultades de regulación emocional. Algunas de estas propuestas (Gómez et al., 2014; Mehlum et al., 2014) plantean la aplicación de la Terapia dialéctico conductual (DBT) o la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) en adolescentes con estas problemáticas. Estos programas pueden orientar a los adolescentes a un manejo más adaptativo de sus emociones y prevenir conductas problemáticas en la adultez. En esta línea existe una aplicación como estudio piloto a un grupo de adolescentes en un centro de salud mental infanto-juvenil en Oviedo cuyo artículo aún no publicado.


Deseamos que este post nos sirva para ir sumergiéndonos en el mundo de las terapias contextuales en infancia y así poder aprovechar al máximo el curso que tenemos previsto para la próxima semana!

BIBLIOGRAFIA DE REFERENCIA

1.  Coyne, L.W., McHugh, L., Martinez, E.R. (2011). Acceptance and commitment therapy (ACT): advances and applications with children, adolescents and families. Child and Adolescent Psychiatric Clinics of North America. 20(2):79-99.

2.  Díaz de Neira Hernando, M., Vidal Mariño, C., González Rueda, S. y Gutiérrez Recacha, P. (2016). Aportaciones de la Terapia de Aceptación y Compromiso al Trabajo con Madres y Padres de Niñas y Niños Atendidos en Salud Mental: Experiencias de la Intervención Grupal. Revista de Psicoterapia, 27(104): 149-165.

3.  Gómez, M. J., Luciano, C., Paéz-Blarrina, M., Ruiz, F. J., Valdivia-Salas, S., & Gil-Luciano, B. (2014).Brief ACT Protocol in At-risk Adolescents with Conduct Disorder and Impulsivity. International Journal of Psychology and Psychological Therapy, 14 (3): 307-332.

4.  Mehlum, L., Tørmoen, A. J., Ramberg, M.,Haga, E.,Diep, L. M., Laberg, S., & Grøholt, B. (2014). Dialectical Behavior Therapy for Adolescents with Repeated Suicidal and Self-harming Behavior: A Randomized Trial. Journal of the American Academ of Child and Adolescent Psychiatry, 53, 1082-1091

5.  Murrell, A. R., Scherbarth, A.J. (2006). State of the Research & Literature Address: ACT with Children, Adolescents and Parents. Behavioral Consultation & Therapy . 2(4): 531-543.


Quiénes somos

Escrito por crecerpsicologiaclinica 04-05-2018 en PROFESIONALES. Comentarios (0)

En marzo de 2018 se crea Crecer. Un Centro de Psicología Clínica que pretende generar un espacio de acompañamiento para pacientes y profesionales de la ayuda. Acompañamiento a personas que atraviesen momento vitales o dificultades personales que no sepan bien cómo afrontar. Acompañar a profesionales generando un espacio de reflexión y formación desde una perspectiva integradora donde podamos seguir enriqueciéndonos.



Mi nombre es Eugenia y dirijo este espacio. Soy Psicóloga Clínica y Músico profesional. Pese a no haber nacido en Asturias, me siento muy vinculada a esta tierra desde hace ya muchos años. Realicé mi periodo de residencia como Psicóloga Interna Residente en el área sanitaria de Oviedo, a estos cuatro años de formación debo gran parte de lo que ahora aplico en mi trabajo como Psicóloga Clínica. Tengo formación específica en Terapias Contextuales (Máster en terapia de Aceptación y Compromiso y Psicoterapia Analítico Funcional), formación inicial en Terapia Familiar y Sistémica, y en manejo de grupos psicoterapéuticos. Durante dos años trabajé con menores y familias con dificultades de exclusión social en la Fundación Siloé, aún me siento muy vinculada a este trabajo y a las personas que lo integran. Actualmente compagino mis labores clínicas y docentes con la investigación (principalmente centrada en TDAH e infancia).



 
Algunos hitos importantes de mi Curriculum son los siguientes:

  • Licenciada en Psicología por la Universidad de Salamanca (2003-2008)
  • Psicóloga Clínica Vía PIR. Experiencia en:
    • Centro de Salud Mental de Adultos (La Ería, Oviedo). Mayo 2011-mayo 2012
    • Trastornos Mentales Graves (Unidad de Hospitalización Psiquiátrica del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). Mayo 2012-septiembre 2012; Centro de Rehabilitación y Hospital de Día de San Lázaro, Oviedo. Noviembre 2012-julio 2013; Equipo de Tratamiento Asertivo Comunitario (ETAC, Oviedo). Septiembre 2013-octubre 2013)
    • Infancia y adolescencia (Unidad de Oncología Pediátrica y Trasplante Hematopoyético del Hospital Niño Jesús, Madrid. Servicio de Atención Psicológica. Septiembre 2012-noviembre 2012; Hospital Pediátrico Dr. Ricardo Gutiérrez, Buenos Aires. Unidad de Salud mental. Agosto 2014-noviembre 2014; Centro de Salud Mental infanto-juvenil (Teatinos, Oviedo). Noviembre 2014-abril 2014; Programa de Trastorno Mental Grave Infantil, Gijón. Abril 2014-mayo 2015).
    • Psicología de la Salud: Unidad de salud mental de interconsulta y enlace del HUCA. Octubre 2013-febrero 2014
    • Unidad de Trastornos de la Conducta alimentaria del HUCA. Abril 2014-junio 2014
    • Unidad de Toxicomanías y Unidad de Desintoxicación de Oviedo. Febrero 2014-abril 2014
    • Neuropsicología. Junio 2014-julio 2014
  • Máster en Terapias Contextuales, Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) y Psicoterapia Analítico Funcional (FAP). Organizado por el Instituto de Psicología y Terapia Psicológica “Instituto ACT”.  2011- 2013.
  • Trabajo específico sobre dificultades psicológicas en músicos de cuerda.
  • Curso inicial del programa de capacitación profesional en psicoterapia sistémica. Organizado por Centro de Investigación en Comunicación (CICOM). 2013-2014
  • Premio al mejor trabajo de investigación de la Unidad Docente Multiprofesional del Principado de Asturias, especialidad de Psicología Clínica en abril de 2015. Trabajo titulado “Evolución clínica y asistencial de pacientes detectados en Atención Primaria con TDAH". Premio Nacional de Investigación otorgado por Psicofundación en diciembre de 2015 por el proyecto “Realidad Clínica y Asistencial ante síntomas de déficit de Atención y/o Hiperactividad”. 
  • Trabajo como Psicóloga Clínica en el Programa Chavales de la Fundación Siloé entre 2015 y 2018.
  • Directora del Centro de preparación al PIR Asturpir (2015-actualidad).
  • Docente y ponente en diversos foros (congresos, profesionales de salud mental, Fundación Padre Vinjoy, etc.)
  • Trabajo específico en grupos de pacientes con problemática de dolor crónico.
  • Graduada Superior en Música, especialidad violín, CONSMUPA (2006-2010).
  • Integrante de agrupaciones musicales de cámara (cuarteto Asir 2008-2010; Femme Fetén en la actualidad)